Cuando tenemos muchas necesidades tanto físicas como emocionales, es fácil que nos desesperemos y queramos buscar soluciones en ese mismo momento. Sin embargo Dios, muchas veces nos pide que aprendamos a esperar y a confiar en él.

Dios como padre amoroso, siempre está pendiente no solo de lo que necesitamos, sino también de lo que realmente es bueno para nosotros y siempre llega en el momento oportuno. 

Hoy quiero animarte a que no te desesperes por más necesidades que estés pasando.  El ha prometido suplir todo lo que nos falta. En vez de quejarte dedica un tiempo, para pensar en todas las razones que tienes para darle gracias a Dios, recuerda que Él ha sido fiel en muchas situaciones de tu vida, por lo cual puedes mirar el mañana con una actitud de esperanza y seguridad.

Recuerda que Dios tiene hoy una bendición para ti.

Para más información visita: albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990