Estamos en este mundo con el propósito de amar y ayudar a los demás, pero para muchos no es así, están siempre listos a pedir o recibir. Pero más que eso, Dios desea actuar en esta tierra a través de ti.
La bendición de Dios para ti es saber que somos su creación, somos sus manos, sus ojos y su corazón, es por eso que no debemos limitarnos a simplemente observar las necesidades de otros, sino actuar y suplirlas.  Déjate tocar por la bondad de Dios para bendecir a otros y de igual manera Dios te recompensará.

Señor te pido a que ayudes a los que me escuchan y guíalos a ser usados por ti, inúndalos de tu amor y de tu compasión, Amen. Y no te olvides, Dios tiene hoy una bendición especial para ti.

Para más información visita: http://www.albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990