Todos hemos pasado por momentos difíciles que no quisiéramos recordar. Una traición, o injusticia, problemas legales o económicos, una enfermedad grave, la muerte de un ser querido, o lo que es peor, cuando todos los problemas nos llegan de golpe, sentimos que nunca saldremos de esas situaciones atormentantes.

Hoy quiero decirte que todos esos problemas así como tienen un principio, también tienen un final y no se compara con las bendiciones que Dios nos dará si ponemos nuestra confianza en él.
Su palabra dice: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron”. Así que, cada vez que te sientas triste o afligido, acude a Dios, Él te dará paz, descanso y esperanza. Tus problemas tienen fecha de vencimiento.

Para más información visita: albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990