¿Quién no ha sentido temor alguna vez en su vida? El miedo nos lleva a pensar negativamente, a sentir que Dios nos ha abandonado, a sentirnos desprestigiados y fracasados. Ese sentimiento es normal que llegue a nuestros pensamientos pero no debemos permitir que el miedo se apodere de nosotros.

Pero, Llegar a vencer este sentimiento puede resultar muy difícil por eso hoy quiero compartirte un Salmo que dice: “aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno porque tú, Dios, estás conmigo”.

Cuando nos sintamos atemorizados debemos recordar las promesas de nuestro Padre Celestial. Como lo dice este salmo, el creador del cielo y de la tierra está contigo y conmigo todo el tiempo. Confía en su amor y protección.
Recuerda, Dios tiene hoy una bendición especial para ti.