Cuantas veces nos encontramos presos de nuestros errores del pasado, los cuales nos avergüenzan y llenan de culpa, impidiendo que nuestro futuro sea mejor. Pensando que el mal que hicimos no tiene perdón y a veces hasta nos sentimos hipócritas si acudimos delante de Dios en busca de su misericordia. Sin embargo Dios piensa de manera muy distinta, su perdón es total y una vez que lo da, se olvida de nuestras faltas.

Recordar constantemente nuestros errores nos hace vivir amargados y presos de la culpa.  Por lo tanto, hoy te animo a que te acerques a Dios sin temores, pídele perdón de corazón y recibe su perdón.  Luego de esto, perdónate a ti mismo. Jesús ya te perdonó y quiere hacerte completamente libre.

Recuerda Dios tiene hoy una bendición especial para ti

Para más información visita: albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990