El sexo es uno de los maravillosos regalos que Dios le ha dado al ser humano. Sin embargo, este obsequio, es solo para ser disfrutado dentro de los límites del matrimonio.

Desafortunadamente, muchas personas ceden a la tentación la cual es contraria al propósito de Dios. La bendición de Dios para ti es saber que si usas tu sexualidad dentro del plan que El estableció, te ahorrarás muchos dolores, sufrimientos y terribles consecuencias.

Además te garantiza una vida saludable y de bienestar. Padre, te pido por aquellos que son dominados por las tentaciones de una sociedad que promueve el sexo libremente.  Dales la fuerza necesaria para cuidar de sus cuerpos y disfrutar de la vida bajo tu plan divino y que sean colmados de tus bendiciones, amén y amén.

Para más información visita: http://www.albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990