Orar es hablar con Dios. ¿Cuánto hace que no hablas con Él? Y si lo haz hecho, ¿De que manera te acercas a Él? Quiero decirte que Dios es movido más por tu fe que por tu tristeza.  Es decir, tu confianza en El debe ser mayor que tu dolor o tu petición. Dios es un padre amoroso y todo poderoso.

La bendición de hoy para tu vida es saber que puedes acércate a Dios en oración y con la confianza de que sin duda alguna encontrarás ayuda en los momentos de necesidad.  Él está siempre dispuesto a escuchar nuestras súplicas y guiarnos a un camino mejor. 

Padre te doy gracias porque tu cuidas de tus hijos y te muestras en amor y abundante gracia para con ellos, en el nombre de nuestro Salvador Jesucristo, amén…Recuerda, Dios tiene hoy una bendición para ti.