Todos los días nos levantamos, nos aseamos, nos vestimos, desayunamos y nos integramos a la jornada del día. Esto es lo que llamamos rutina. Pero, ¿De qué manera haces esto cada día? ¿Cuál es tu actitud? Aunque no lo creas, esto es muy importante. Si desde que te levantas comienzas a quejarte por lo que te espera en ese día ya comenzaste mal, y es muy probable que las cosas no te salgan bien.

Qué diferente cuando te levantas y le das gracias a Dios por el nuevo día y por todas las cosas buenas que tiene para ti. Tener una actitud positiva te ayudará a vencer cada situación difícil que se te presente en el diario vivir.
Recuerda Dios tiene hoy una bendición para ti.