Si bien es cierto existen 2 tipos de crítica, la constructiva y la destructiva. La primera puede ser un regalo saludable y bienvenido si se hace con amor y sabiduría. Si se utilizan las palabras adecuadas y el momento oportuno, la crítica puede generar un cambio positivo en las personas.
Pero la crítica que ridiculiza degrada o juzga a los demás tiene consecuencias dañinas en la persona que hace la crítica como en la persona que la recibe.
Al que la recibe porque es ofendido y desvalorado y al que realiza la crítica porque daña su reputación y porque atraerá maldiciones a su vida. No critiques a nadie de esta manera y si lo has hecho, ve pide perdón y reconcíliate.
Oye, Dios tiene hoy una bendición especial para ti.
Para más información visita: albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990