Algunas veces cuando oramos por una situación en nuestra vida, nos preguntamos si Dios algún día nos escuchará y responderá. Pero déjame decirte que Dios sí oye nuestras oraciones y está trabajando en las respuestas aunque no conozcamos los detalles. Nuestra situación puede cambiar de un momento a otro, lo importante es no perder la fe.

Salmos 40:1 dice “Pacientemente esperé al Señor, a mí se inclino y oyó mi clamor”. Este Salmo nos deja ver dos cosas: la paciencia en la espera de lo que anhelamos y la fidelidad de Dios en siempre respondernos.

Si por mucho tiempo has estado esperando una respuesta de parte de Dios, no desmayes, se paciente, porque la respuesta vendrá. Dios nunca llega tarde.

Para más información visita: albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990