El temor y el miedo forman parte de nuestras emociones, pero no debemos permitir que éstas emociones nos esclavicen por completo. Las noticias, lo que ocurre a tu alrededor y el negativismo de algunas de tus amistades, pueden hacerte caer bajo el yugo del temor.  La preocupación de perder tu empleo, la preocupación por tus hijos, por tu salud, el temor de que se derrumbe tu matrimonio, etc. Son emociones negativas.

La bendición de hoy para ti es saber que todo lo puedes en Cristo que te fortalece, y El te ha dado el poder de cambiar esos temores por pensamientos de bien, así que piensa positivo.

Padre te doy gracias porque tu renuevas nuestra mente y la llenas de confianza y seguridad en tu divina palabra, en el nombre de Jesús, amén. Recuerda, Dios tiene hoy una bendición para ti.