Cuando una situación de rechazo se hace presente, la reacción a esta herida psicológica es prácticamente igual a la de una herida física.
Si las personas tratan de evadir este dolor con el alcohol, drogas o pasiones desenfrenadas es como si una enfermedad sólo se tratara con calmantes y no se aplicaran medicamentos eficaces para lograr la sanidad.

Hoy quiero decirte con toda certeza amigo oyente que la única manera de encontrar alivio para ese vacío es conociendo el verdadero amor de Dios. Si aún no lo has podido experimentar en tu vida es porque no le has invitado a entrar en tu corazón.

No pierdas más tu tiempo en cosas pasajeras, deja que el perfecto amor de Dios cure toda herida de tu corazón.

Dios tiene hoy una bendición para ti.

Para más información visita: albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990