Cuando vemos a una persona exitosa podemos pensar: Que suerte tiene!, que habrá hecho para tener fama o fortuna!.

La realidad es que detrás del éxito, en la mayoría de estas personas hay una vida llena de constancia, de perseverancia y de empeño. A diferencia de ellos, otros se rinden al primer intento, tiran la toalla o simplemente posponen sus metas y sus sueños.

En la Biblia encontramos un sabio proverbio que dice las manos ociosas conducen a la pobreza, mas las manos hábiles atraen riquezas. Más claro no puede hablar este verso. Si deseas tener éxito en las cosas que haces, si deseas alcanzar tus sueños y hacerlos realidad, tienes que esforzarte cada día.
Escucha, Dios tiene hoy una bendición para ti.

Para más información visita: albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990