El desánimo tiene sólo un propósito: sembrar pensamientos negativos en tu mente. La manera de contrarrestarlo es transformando tu manera de pensar.

Los pensamientos son como pájaros que vuelan por encima de nuestra cabeza.  Es nuestra decisión dejar que hagan un nido sobre nosotros o espantarlos.  Si cambias tus pensamientos de angustia por pensamientos de confianza en Dios vas a sentir la diferencia, y la única forma de cambiarlos es tener claras ciertas verdades bíblicas que aseguran una salida satisfactoria para cada situación que enfrentas en la vida.  Dios quiere darte los deseos más profundos de tu corazón, pero en angustia y afán no vas a lograr que esos deseos se manifiesten y probablemente dejes pasar oportunidades y bendiciones que ya estaban reservadas para ti.

Siempre recuerda, Dios tiene hoy una bendición especial para ti.

Para más información visita: albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990