Si sientes que la vida es abrumadora y que las tareas de cada día parecen imposibles, quizás estés agotado. Cuando te sientes así es posible que llegues a amargarte con Dios. Hoy quiero mencionarte 3 pasos importantes que te ayudarán a no sentirte  agotado.

Paso 1: Organízate, delega parte de tus tareas a otros.

Paso 2: Cuida tu cuerpo, haz ejercicio, descansa y relájate.

Paso numero 3 y el más importante para la recuperación del agotamiento: Busca de Dios.

La fortaleza que necesitas para esta vida tan agitada solamente viene de nuestro Padre Celestial. Él ha prometido llevar nuestras cargas y darnos el descanso que tanto necesitamos.

Para más información visita: http://www.albertodelgado.org.

Para oración llámanos al 305.273.1990