“El dinero no alcanza” es una expresión común en boca de tantas personas que trabajan y sienten que su cheque de pago se diluye en sus manos, casi el mismo día en que lo reciben. Ven que los precios aumentan, y también aumenta el presupuesto mensual de la casa.
Pero la bendición para ti hoy es saber que el dueño del oro y de la plata es Dios, tu proveedor, sin importar la cantidad de dinero que llegue a tus manos.
Debes tener la confianza que de donde sea Dios enviará la provisión para ti y tu familia. Él dice en su Palabra no sólo que nada te faltará sino que tendrás en abundancia. Así que se paciente y confía en Dios.
Señor te pido que ayudes a aquellos que están desesperados porque el dinero no les alcanza, ayúdalos a organizar sus finanzas pero sobre todo a que aprendan a depender de ti.
Recuerda Dios tiene hoy una bendición para ti.