Cada día que pasa escuchamos noticias sobre como la economía está siendo afectada y como esto está influyendo en la población, pero de acuerdo a lo que Dios dice en el libro de los Salmos En tiempos difíciles seremos prosperados, y en épocas de hambre tendremos abundancia”.  

Dios no me dice que me rija por la economía del mundo, sino por el sistema de Él, que funciona diferente a lo que vemos. No es nuestro problema entender cómo, sólo creer que El hace posible todas las cosas.  

En medio de la dificultad y la escasez, él es el Dios que provee a los suyos, El es Fiel a sus promesas.  Aprende a entregar tus angustias y temores en sus manos y entiende que Él es quien suple tu necesidad.

Hoy Dios tiene hoy una bendición especial para ti