Es común escuchar todo el tiempo a personas quejándose de sus circunstancias, murmurando de otros, y mirando todo lo que acontece negativamente. Muchos se escudan diciendo que simplemente ven las cosas desde un punto de vista realista.
Pero hoy quiero animarte a que no seas parte de ese grupo de personas. Toma la decisión de ser positivo, olvídate de la queja y del reproche. Mira cada circunstancia difícil como una oportunidad para desarrollar tu carácter.
Dios le ha prometido a sus hijos que Él puede transformar todo lo malo en bendición. Ten fe de que cada día son nuevas las bendiciones y las oportunidades que llegan a tu vida y lo verás cumplirse. Es hora de que cambies tu manera de hablar y de pensar.
Recuerda, Dios tiene hoy una bendición para ti.