Muchas veces queremos cosechar lo que NO hemos sembrado. Quizás esperas que las personas, sean amables, solidarias y respetuosas contigo, pero debes preguntarte primero ¿Lo eres tu con tu prójimo? 

La bendición de hoy para ti es saber que si das el primer paso en brindar amor sin importar el qué dirán, pronto recibirás una buena y abundante cosecha. Dios es un Padre justo y si hoy estás dando lo que asimismo esperas recibir de otros, ten por seguro que recogerás el fruto que has sembrado en sus vidas.

Señor, te doy gracias por aquellos que dan el primer paso en amar y perdonar, fortalece a aquellos que a partir de hoy también lo harán… y siempre recuerda, Dios tiene hoy una bendición para ti.