Generalmente tendemos a actuar de acuerdo a cómo nos sentimos y tomamos decisiones basándonos en nuestras emociones, convirtiendo nuestro corazón en nuestra guía diaria.

Por ello debemos estar conscientes que el corazón nos podría estar jugando una mala pasada, poniéndonos trampas que nos hacen sufrir más de lo necesario.

El libro de Jeremías dice que “engañoso es el corazón más que todas las cosas… quien lo conocerá”.  Así que no podemos dejarnos llevar por los sentimientos ni mucho menos basar nuestras decisiones en nuestras emociones.

Dios ha prometido guiarnos en todo tiempo, y esto sucederá a mientras pases más tiempo buscando de él. Solo ahí aprenderás a escuchar su voz y todo te saldrá bien.  

Dios tiene hoy una bendición para ti.
Para más información visita: albertodelgado.org
Para oración llámanos al 305.273.1990