Las parejas suelen mantener discusiones por situaciones cotidianas del hogar, por ejemplo, no cerrar la pasta dental después de usarla, no apagar las luces cuando salimos del hogar, etc, etc,.
Pero hoy quiero recordarte que nosotros los seres humanos no somos perfectos, cada uno tenemos fortalezas y debilidades, por eso debemos amarnos y soportarnos. La Palabra de Dios nos dice que en cuanto dependa de nosotros estemos en paz con todos.
Padre celestial, hoy te pido que ayudes a los matrimonios que hoy nos escuchan, a tener más sabiduría para manejar cada una de sus situaciones, en el nombre de Jesús Amen!
Y tú no te olvides, Dios tiene hoy una bendición especial para ti.

Para oración llámanos al 305.273.1990